Emprender: aprender a convertir las ideas en realidad

El tejido empresarial ya no es el que era. No descubrimos nada nuevo diciendo esto, ¿verdad? La sociedad cambia muy rápido, el empleo público ya no es el motor que era, las necesidades empresariales son otras y cambian cada día, la subcontratación de los servicios de empresas pequeñas por parte de otras más grandes hacen necesaria la convivencia entre grandes organizaciones y PYMES.

El trabajador tampoco es el que era. El puesto “de toda la vida” ya no existe. El encasillarse en tareas concretas queda para unos pocos. La iniciativa, proactividad, capacidad para gestionar los cambios y los riesgos, la flexibilidad en el puesto de trabajo o incluso tener una gran intuición… son las nuevas destrezas de un profesional cada vez más preparado.

Ante este panorama económico empresarial y la sobrada preparación de muchos profesionales de hoy, el emprendimiento se convierte en una proyección laboral a barajar y a la que perder el miedo.

Hace unas semanas tuvimos precisamente la oportunidad de asistir a la apertura de una nueva edición de Iniciativa Emprendedora (#iniciativaMadrid) en la que 100 jóvenes desempleados con ideas muy valiosas van a aprender a hacer realidad sus proyectos de empresa. Durante las primeras horas en este vivero de emprendedores nos concienciamos absolutamente de la necesidad de estas iniciativas para incentivar y contagiar el espíritu emprendedor entre nuestros jóvenes, gente con muchas ganas de trabajar pero con desconocimiento o miedo a aventurarse al emprendimiento.

No somos una sociedad que se caracterice por emprender, no nos vamos a engañar, y esa cultura no se crea de la noche a la mañana. Un entorno emprendedor debe ser capaz de propiciar el conocimiento que falta desde la base, apoyar el desarrollo de las ideas, enseñar a mitigar los riesgos y aportar las herramientas necesarias no solo para el lanzamiento, sino para el mantenimiento de cada uno de los proyectos empresariales. Si Silicon Valley es lo que es hoy día, un espacio de filosofía de trabajo orientado a la creación e innovación, no es algo “moderno” sino que tiene sus décadas de historia. De siglo de historia, podemos hablar ya.

Los potenciales emprendedores de #iniciativaMadrid son conscientes de la realidad, de la dificultad económica actual, de que emprender es una aventura a medio-largo plazo, de que se requiere esfuerzo, trabajo y sacrificio. Pero aún así, no faltan ganas de aprender y de adquirir las capacidades necesarias para hacerlo con mayor confianza. Nadie nace sabiendo emprender (o para muy pocos es innato), y por suerte o por desgracia los emprendedores hoy día deben adquirir unos conocimientos básicos que garantizarán tener una visión global del negocio, nociones jurídicas, financieras, comerciales, sobre innovación… Eso es lo que ponemos en su mano, formación y desarrollo de esas capacidades que ya poseen latentes o que pueden adquirir ahora. El resto, dependerá de ellos mismos, de su acierto, su gestión y, seguramente, del factor oportunidad.

Desde aquí les animamos a seguir y sacar adelante sus proyectos. Si dicen que quien prueba a crear su propio negocio no vuelve a trabajar por cuenta ajena, por algo será.

Imagen: globbsecurity.com

Artículo original publicado en el blog Formando Ideas de BBVA Consultoría.

Say Something