Comunicación interna: el patito feo de la Comunicación en la empresa

La Comunicación Interna es una de las ramas de la comunicación de empresa más denostasdas, siempre secundaria, sacrificada por recortes, un campo en el que todo el mundo tiene una opinión y para la que considera tener capacidad y/o conocimiento… Un área que sufre de intrusismo, relegada muchas veces a que la lleve “quien sea”, desprofesionalizando su valor.

Pero cuando se hace mal, se nota. “Qué mal lo han explicado”, “no dejan nada claro esto o aquello”, “no parece que cuenten todo lo que saben”, “vaya horas de enviarlo”, “no sé de qué me hablas, yo ya no leo nada de la empresa”… Nadie le da importancia, pero mil expresiones de este tipo aparecen cuando la comunicación se hace mal, porque entonces sí que se nota.

Porque la Comunicación Interna no la debe hacer el de HR, o el responsable del área, o el becario…

Quién

La Comunicación Interna debe ser responsabilidad de alguien con conocimiento técnico de Comunicación, para elegir correctamente el lenguaje, el tono y la voz de la empresa, igual de importante hacia afuera que hacia adentro; con visión global de la empresa, con conocimiento del funcionamiento interno, de los intereses de la compañía y de los propios empleados; alguien que se sitúa cercano a la dirección pero también conocedor de la realidad del empleado y de los valores y objetivos/estrategias de la compañía.

Cuándo

Gestionar los tiempos es más importante de lo que parece. Conocer las rutinas de los empleados de modo que favorezca la predisposición a la lectura. Quizás la mañana, para encontrarlo al encender el ordenador; o a medio día, antes o después de comer; en esos intervalos “muertos”; o los viernes, porque el nivel de concentración o presión baja y el empleado está más receptivo a comunicaciones corporativas; o quizás el lunes, antes de arrancar la semana… Algo que puede ser muy diferente en cada entorno/compañía y que hay que conocer.

Cuánto

¿Mucho o poco? ¿Dosificar o bombardear? ¿Una vez o varias veces? Hay que probar cosas para conocer a quién está al otro lado pero, por lo general, el exceso provocará invisibilidad y la escasez provocará desinformación. El punto medio estará basado en la coherencia y lo razonable para tu público objetivo. Segmentar incluso, cuando podamos evitar saturar a ciertos colectivos frente a otros. En algún caso, bastará una vez; el otros, habrá que planificar varios impactos… Pero para ello hay que conocer al receptor, tu información y su importancia, y el objetivo con ella. No por mucho que comuniques te van a escuchar más.

Cómo

Elegir el momento es tan importante como elegir el formato. Texto o video, más texto o más fotos, informaciones completas o informaciones fragmentadas, estructura que permita destacar lo importante o toda la información con mucho detalle, por email, por chat o por SMS. No es lo que tú quieras o lo que menos trabajo te de, es como mejor llegue a quien lo tiene que recibir y entender.

Si has gestionado Comunicación Interna, te sonarán muchas cosas de estas cosas. ¡Comparte tu experiencia!

Imagen: unsplash | thought catalog

Say Something